¡Soy mujer!

Comparte en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Hoy no puedo dejar de sumarme a todas las personas que luchan por una igualdad.

Soy mujer y me alegro de serlo.

Es muy posible que hoy en las fotos más mediáticas aparezcan políticos hombres y mujeres que quieren llevar el mérito de una lucha de siglos de desigualdades. A mí no vale, lo siento mucho, pero no puedo creer en esos que hoy dicen blanco y mañana negro. los que cambian sus ideales políticos por permanecer en el poder, los que falsean documentos o estudios para conseguir objetivos, los ladrones que nos roban y, entren o no en la cárcel, nunca devuelven el dinero que se han llevado. 

Ni tampoco en esos que teniendo el poder para cambiar leyes, no lo hacen y sí, hacen acuerdos secretos para continuar en el gobierno.

Creo en la mujer y en su lucha por una igualdad que no llega, por un respeto merecido, por un trabajo digno, por unas leyes justas, por la libertad de elegir y tomar sus decisiones

Creo que hay políticos honrados que quieren cambiar cosas y no lo consiguen, por siglas o colores. Estoy segura que hay personas hombres y mujeres maravillosos que luchan por cambiar las cosas.

No soy amiga de fotos, soy amiga de estar ahí cuando una mujer me necesita, a veces con escuchar o estar cerca podemos hacer feliz a esa amiga desesperada, la que ha sido maltratada o violentada, la incomprendida, la triste o la insegura. Otras veces toca actuar y apoyar sus decisiones.

Creo en la libertad, que hoy tenemos, de elegir como celebrar la jornada:

Unas iremos a una manifestación, otras seguiremos trabajando. Esto para mí es igualdad y libertad, poder elegir lo mejor en cada momento.

Ojalá no hiciese falta hacer huelgas o gritar: ¡Basta ya! ¡Ni una más!, ¡No es no! 

Ojalá tú que puedes cambies las leyes, castigues a quién nos hace firmar contratos desiguales, al que cierra los ojos al verlos, al que permite a algún conocido ir un paso más allá del respeto a cualquiera de nosotras.

Hoy te recuerdo especialmente a ti, que hace muchos años luchaste por tus ideales, compitiendo en desigualdad y nunca te rendiste; a ti que tuviste que enfrentarte sola a la vida con un montón de hijos, mientras tu esposo estaba lejos, a ti que elegiste ser madre soltera y no has necesitado a nadie para que te ayude a criarlo; a ti que sigues cocinando para toda la familia y aún tienes que escuchar las protestas de, esto no me gusta.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies